Alarmas de pánico para casas: ¿buena o mala decisión?

Existen distintas soluciones de seguridad que pueden traernos tranquilidad a la hora de proteger nuestro hogar y nuestras pertenencias. Entre los distintos tipos de dispositivos encontramos a las alarmas de pánico.

Lo que hace el botón de pánico es brindar la posibilidad de que el usuario pueda activar el sistema en caso de alguna emergencia particular. De hecho, esta clase de sistemas no resuenan en el domicilio, sino que se encargan de alertar a la central de alarmas que está ocurriendo algo anormal o peligroso.

La utilización de estos artefactos de seguridad está pensada para situaciones donde es difícil o sería arriesgado el intentar pedir ayuda de otra manera.

Recomendaciones para su correcta utilización

  • No colocar el botón de pánico en lugares a los que puedan acceder niños.
  • Solicitar cambiarlo de sitio en caso de que el punto anterior se cumpla.
  • Verificar que ningún objeto ejerza presión sobre el botón.
  • Explicar a cada miembro de la familia la manera en la que debe utilizarse este dispositivo.
  • No dejarlo expuesto a malas condiciones climáticas que puedan dañar su funcionamiento.
  • Evitar el contacto con el agua.

Beneficios de contar con alarmas de pánico

  • Informan que está ocurriendo algo extraño
  • En caso de que esté involucrado un delincuente, este no se entera de que ha habido un aviso hacia la central de monitoreo.
  • Al ser una alarma de tipo silencioso, su utilización no alterará a los vecinos
  • Por supuesto, aumenta la seguridad del hogar.

Tipos de alarmas de pánico para el hogar

No hay una sola clase de botón de pánico. Podemos encontrar a los pulsadores de pared, al pulsador de teclado y al pulsador inalámbrico.

En primer lugar, el pulsador de pared es un pulsador fijo que permite enviar una señal de pánico silenciosa sin tener que depender de si el sistema general de alarmas está conectado o no. Luego de este tenemos al pulsador de teclado que se encuentra en el panel de control y generalmente incluye tres botones de emergencia (pánico, médica e incendio).

Al de teclado le sigue el pulsador inalámbrico, que es transportable. En este caso, el pulsador tampoco requiere que la alarma general esté conectada y generalmente tiene un área de cobertura específica. Además, hoy en día los programadores han diseñado varios tipos de aplicaciones para acompañar al funcionamiento de este tipo de interruptores.

Si bien los botones de pánico no son algo nuevo en el mercado (hace 40 años que se colocan en hogares y empresas) siguen siendo una alternativa útil para sumar seguridad y aportar tranquilidad a tu hogar, por lo tanto, consideramos que son una buena decisión. ¿Estás listo para contar con uno de ellos en tu domicilio?

¿Tenés alguna duda o consulta? ¡Dejanos tu comentario!