Cámaras de circuito cerrado: 5 motivos para implementarlas en un negocio

La inseguridad está en aumento y todo dueño de un negocio necesita entrar en acción y poner en práctica estrategias para proteger a su personal, a sus inversiones y también a sí mismo. La instalación de cámaras de un circuito cerrado de televisión (CCTV) es una buena manera de empezar, por los siguientes motivos.

1) Dejan registrado todo lo que ocurre

En caso de que un delito se cometa en el interior del negocio, las cámaras de seguridad pueden servir para saber con detalle qué es lo que ocurrió e incluso identificar a los responsables. Ante la ley, una vez que la filmación ha sido corroborada por los peritos judiciales, se constituye como un elemento probatorio casi irrefutable de la culpabilidad de los delincuentes.

Además, servirá para dirimir diversas problemáticas que puedan suceder dentro del local como, por ejemplo, que falte dinero de la caja. Todo lo que pase quedará registrado y ya no habrán secretos dentro del negocio.

2) Previenen el delito

Si las cámaras están a la vista, y aun más si están identificadas con letreros (el típico “sonría, lo estamos filmando”, es una buena opción), generan un efecto disuasivo sobre quienes ingresan al negocio con intención delictivas. Ellos saben que están en desventaja y que corren el riesgo de ser identificados y juzgados por el hecho cometido.

Puede incluso advertirse de la presencia de cámaras de seguridad en la misma vitrina del negocio para así aumentar el poder disuasivo desde antes de ingresar. Como dice el dicho popular, más vale prevenir que lamentar.

3) Aumentan la productividad de los empleados

Todo empleado trabaja mejor si su jefe lo está viendo (o si cree que su jefe lo está viendo). Con las cámaras de seguridad tendrán esa certeza y será como si usted estuviera presente, aun cuando ni siquiera esté mirando el monitor.

Numerosos casos comprobados muestran cómo desde el instante mismo en el que las cámaras se instalan, los empleados trabajan mejor y evitan perder el tiempo realizando actividades improductivas durante el horario laboral. El trato hacia los clientes también mejora y la tienda se ve beneficiada en todos los aspectos.

4) Funcionan aun cuando no hay nadie en el negocio

Si el responsable del negocio así lo decide, las cámaras de seguridad pueden permanecer activas y grabando todo lo que ocurre, incuso cuando el negocio está cerrado y nadie debería estar allí. Un sistema que esté en funcionamiento las 24 horas, los 7 días de la semana permitirá que nada de lo que allí pase quede sin saberse.

Faltantes de mercadería, robos de dinero e incluso situaciones accidentales que ocurren en el negocio cuando nadie está (una explosión o el inicio de un incendio, por ejemplo), pueden conocerse gracias al CCTV. Incluso si se detectan a tiempo puede servir para entrar en acción lo antes posible.

5) Aumentan la tranquilidad

Un CCTV aumenta la tranquilidad de todos los que están en el negocio. Tanto los dueños como los empleados se sentirán más tranquilos sabiendo que cuentan con la protección que brindan las cámaras.

Cámaras de seguridad para negociosUn empleado contento y despreocupado de las cuestiones ajenas a su función, es un empleado que trabaja mejor. Así que esto, entre otros factores que favorezcan su satisfacción laboral, debería hacer que su productividad y rendimiento vayan en aumento.

Conclusión

Los motivos para instalar cámaras de circuito cerrado son muchos más y todos ellos traen consigo grandes beneficios para el funcionamiento de la tienda. Motivos para no instalarlas, en cambio, no hay.

Todo esfuerzo que se destine a realizar acciones en pos de mejorar la seguridad del negocio, debería ser siempre bienvenido sin reproches. No será un gasto sino una inversión sin ningún tipo de efectos colaterales negativos.

¿Tenés alguna duda o consulta? ¡Dejanos tu comentario!