Cámaras de seguridad térmicas: 6 claves para entender cómo funcionan

Las cámaras térmicas permiten tener registro de imágenes aun en condiciones de baja o nula visibilidad, una tecnología desarrollada para fines militares y científicos que hoy al alcance de todos. Esto hace que sean ideales para utilizarlas en seguridad y vigilancia.

1) Detectan la radiación calorífica

Las cámaras convencionales de circuito cerrado de televisión tienen sensores ópticos que detectan el contraste de colores y así le permiten detectar una amenaza. Esto las vuelve ineficaces cuando las condiciones lumínicas no son óptimas.

En cambio, lo que muestran en la pantalla las cámaras de seguridad térmica es una imagen de la radiación calorífica. A cada temperatura se le asigna un color y así se puede distinguir, por ejemplo, la presencia de un intruso y ver sus movimientos aun si no hay luz en el ambiente.

2) Tienen un mayor alcance que las cámaras ópticas

Debido a que el contraste de temperaturas es, generalmente, mucho mayor que el contraste de colores, y a que la luz no es un factor determinante, las cámaras de seguridad térmicas tienen un alcance que supera ampliamente al de las cámaras ópticas.

Con una lente de 35 mm, una cámara térmica podría detectar a una persona a casi 800 metros y un automóvil a 2 kilómetros. Esta característica las convierte en instrumentos ideales para la vigilancia de grandes espacios abiertos.

3) Tienen tecnología para mejorar la imagen

Los últimos modelos de las cámaras de seguridad térmicas desarrolladas por Hikvision traen incorporada tecnología de mejora de imagen. Así, en tiempo real, el operador ve una imagen nítida de lo que está ocurriendo.

Entre estas innovaciones se encuentran el control automático de ganancia (AGC), el aumento digital de los detalles (DDE) y la reducción de ruido digital 3D. Mediante algoritmos, con estos implementos se elimina toda interferencia que pueda presentarse.

4) Cuentan con funciones inteligentes

Estas cámaras pueden programarse para realizar de forma automática una serie de funciones de gran utilidad. Entre estas se encuentran la detección de intrusos dentro de un perímetro determinado; la detección de entrada y salida; el seguimiento inteligente e incluso la detección de sonido.

Además, muchas de estas cámaras de seguridad térmicas, como los últimos modelos desarrollados por Hikvision, son capaces de detectar la presencia de fuego. Se combina así la seguridad contra robos y contra incendios en un mismo dispositivo.

5) Combinan la tecnología térmica con imágenes ópticas

Algunos modelos de cámaras de seguridad combinan las dos tecnologías (óptica y térmica) y proporcionan ambas imágenes en tiempo real. Así, el personal de seguridad tiene la posibilidad de identificar objetos de su interés con una única cámara.

Esto les brinda una ventaja significativa sobre las cámaras de tecnología simple. El mismo dispositivo resulta completamente funcional tanto en condiciones diurnas como nocturnas.

6) Permiten una vigilancia discreta

El hecho de no requerir iluminación nocturna para poder ser utilizadas, permite que pasen desapercibidas. Se realiza así una vigilancia discreta en sitios en los que, por uno u otro motivo, poner luz artificial no es una opción viable o no se quiere atraer demasiado la atención sobre una instalación.

Esto, sumado al reciente abaratamiento de los sensores térmicos está convirtiendo a las cámaras térmicas en una opción cada vez más utilizada para la seguridad industrial, comercial y doméstica.

¿Tenés alguna duda o consulta? ¡Dejanos tu comentario!

Dario Padrino

agarre o pille muy buen dato en esta lectura muy explicativa estoy muy conforme con lo leido

26 mayo, 2019