Control de acceso para puertas: qué tipos existen y cómo se clasifican

Hay diversos tipos de control de accesos para puertas que deberán ser evaluados para decidir cuál es mejor en función de las necesidades que se tienen.

Un control de acceso es un sistema de seguridad que identifica datos distintivos que previamente fueron autentificados y guardados en su memoria. Permite el paso al personal autorizado y lo restringe al que no lo está.

Hay diferentes tipos de controles de acceso, que el responsable de incorporar la seguridad de una empresa o institución deberá conocer en profundidad para poder elegir el que más se adapta a sus necesidades.

Clasificación por el tipo de red

1) Sistemas autónomos

Permite efectuar un control de acceso básico y sencillo de instalar y gestionar en una sola puerta. Puede contar o no con memoria para registrar los accesos y se puede dar de alta a los usuarios en el mismo dispositivo.

2) Sistemas distribuidos

Permite, con un mismo sistema, controlar varias puertas sin la necesidad de que estas estén interconectadas. Funcionan, en general, con tecnología de radiofrecuencia, por lo que los cables no son necesarios, lo que facilita la instalación.

3) Sistemas centralizados

Son los más complejos en los que una unidad central controla y almacena en su memoria todos los accesos a diferentes terminales. Son programables y personalizables para adecuarse a las necesidades de cada usuario.

Clasificación por su forma de identificación

1) Huella dactilar

Detecta una serie de puntos biométricos en la huella dactilar para diferenciar así entre quienes tienen acceso autorizado de quienes no lo tienen. Es uno de los controles de acceso más utilizados por ser sencilla su instalación y altamente seguros e inviolables.

2) Reconocimiento facial

Utiliza una metodología similar al anterior, pero detecta puntos biométricos en el rostro. Es menos utilizado que el sistema por detección de huellas dactilares.

3) Reconocimiento de iris

Mucho menos utilizado que los dos anteriores, pero no por eso inexistente, este tipo de terminales detecta puntos biométricos en el iris de a persona y, de coincidir con los que tiene almacenados, le permitirá el acceso.

4) Proximidad

Detectan la cercanía de dispositivos magnéticos o de radiofrecuencia que pueden ser tarjetas o llaveros. Tienen la desventaja de que cualquiera que posea el dispositivo tendrá acceso aunque no se trate de la persona para la que fue designado. Por otra parte, garantizan la privacidad del usuario.

5) Contraseña

Permiten el acceso a quienes digitan correctamente una contraseña numérica o alfanumérica, mediante un teclado en la propia terminal. Algunos de estos controladores vienen con el agregado de una cámara que toma una fotografía a quienes colocan mal la contraseña en repetidas oportunidades, para así identificar a posibles intrusos.

Tecnología para todas las necesidades

Como se ha visto, hay controladores de acceso variados en su tecnología, nivel de seguridad y precio, lo que permite que cada necesidad esté cubierta por alguno de ellos y que pueda potenciarse con cámaras de seguridad, por ejemplo. Ahora sólo queda evaluar los distintos tipos y decidir cuál es el que más se acerca a satisfacer las necesidades que se presentan.

¿Tenés alguna duda o consulta? ¡Dejanos tu comentario!