Instalación de cámaras de seguridad: ¿por qué debe hacerlo un profesional?

La instalación de cámaras, como todo lo que tenga que ver con la seguridad, es un asunto importante. Como tal, se requiere que quien ejecute la tarea, posea los conocimientos necesarios para hacerlo cumpliendo las normativas vigentes y brindando un trabajo de excelencia acorde con la tarea que está realizando.

Por eso, lo recomendable no es hacerlo uno mismo sino contratar los servicios de un profesional. Generalmente los mismos proveedores de las cámaras cuentan con el servicio de instalación y es una buena idea aprovecharlo.

1. Un profesional usará los equipos adecuados

Así se evitarán cometer errores como, por ejemplo, no utilizar los elementos adecuados u omitir cuestiones básicas de protección de datos que a un profesional no se le pueden pasar por alto.

Se ha visto en muchas ocasiones que, por falta de conocimiento, al intentar instalar un sistema de cámaras de seguridad, de un circuito cerrado de televisión, se utiliza hardware para uso hogareño, lo cual es un error. Tanto la seguridad como la calidad de los registros se verán afectadas por esta práctica.

2. Detectará anomalías

Otro error frecuentemente observado es colocar cámaras para interior en exteriores, o viceversa. Esto debería tenerse en cuenta desde el mismo momento de la compra del dispositivo pero, de no ser así, el profesional puede detectarlo y advertir al cliente del error.

Además, es altamente recomendable que el profesional contratado para tal fin cuente con el reconocimiento de la marca del dispositivo que se instalará. Esto significa que conoce hasta los más mínimos detalles y lo dejará funcionando de modo tal que pueda utilizarse en su máximo rendimiento.

instaladores de camaras de seguridad en paraguay

3. Un instalador profesional sabrá dónde deben estar ubicadas las cámaras

Si se pretende cubrir todo el ambiente, el profesional que conoce el equipo está capacitado para determinar cuál es la ubicación de las cámaras y así evitar puntos ciegos o de baja visibilidad.

Corregir esto posteriormente, puede demorar la instalación y, si se trata de un negocio, el tiempo es dinero. No vale la pena arriesgarse en esto cuando hay gente capacitada para la tarea.

4. Cámaras IP: más fáciles de instalar pero requieren configuración

Las cámaras IP tienen la ventaja sobre las cámaras analógicas de tener una instalación más sencilla. De todas formas, es recomendable la asistencia profesional.

Tenga en cuenta que luego de la instalación de las cámaras habrá que configurar también el software que viene junto con el dispositivo para que sea completamente funcional en el ambiente en el que fue instalado y puedan aprovecharse todas las funciones.

No es un gasto sino una inversión

Puede pensarse que no vale la pena gastar dinero en algo que, con un poco de esfuerzo puede hacerse por cuenta propia. Lo cierto es que corregir los errores cometidos, a la larga puede terminar saliendo más caro que si se hubiera pagado por mano de obra especializada.

No deberían escatimarse gastos en nada que tenga relación con la seguridad de una tienda o una vivienda. Contratar a un profesional para que realice la instalación es una inversión que vale la pena hacer, entre otras cosas, para quedarse tranquilo de que todo funcionará como debe funcionar.

¿Tenés alguna duda o consulta? ¡Dejanos tu comentario!