Sensores de movimiento de exteriores: principales características

Los sensores de movimiento de exteriores se encargan de registrar el movimiento de un espacio específico y al percibir algún desplazamiento emiten señales de radio de frecuencia alta para avisar que detectaron actividad.

Los hay de distintos tipos y cabe aclarar que, las características que posean van a depender de la clase de sensor a la que nos estemos refiriendo:

Pasivo infrarrojo

En este caso, dichos sensores infrarojo cuentan con un artefacto semiconductor térmico que está preparado para detectar los niveles de radiación en los cuerpos y, de esta forma, se encarga de medir los cambios en los niveles de radiación infrarroja. Sus características son:

  • A través de una línea de visión detectan el movimiento
  • Mayor susceptibilidad de apagado
  • Largo alcance
  • Tienen inmunidad a las corrientes de aire
  • Son de bajo costo
  • Su tamaño es reducido

Ultrasónicos

Poseen una onda ultrasónica que recorre el ambiente y regresa al detector, rebotando en cada objeto que se encuentra en el ambiente y sonará solo cuando reconozca que hay uno nuevo. Se valen del efecto Doppler y son volumétricos.

  • Tienen un transmisor activo
  • Mayor sensibilidad a movimientos imperceptibles
  • Son más susceptibles a encenderse
  • No requieren de líneas de visión
  • Emiten ondas continuas de sonido
  • Manejan un sistema de circuitos avanzados de procesamiento de señal

Lo que ocurre con este tipo de tecnologías es que en áreas que tienen alfombras muy gruesas o paneles antiacústicos el sonido ultrasónico se absorberá y la cobertura podría verse reducida.

¿Dónde es conveniente ubicar un sensor de exteriores?

A la hora de decidir dónde colocar los sensores de movimiento es importante considerar con qué objetivo adquirimos dichos sensores.

Si lo hicimos para que nos informen de la presencia de intrusos, lo mejor entonces será instalarlos en lugares concurridos del sitio donde pensamos ubicarlos (si se trata de una casa estos lugares pueden ser la entrada principal, el living o los pasillos).

En la misma línea, si los detectores están destinados a ser una medida de seguridad para un negocio las recomendaciones son similares, debiendo colocarlos en los espacios ya mencionados y también en donde estén localizados los objetos de valor.

Continuando con esto, es relevante señalar que es preferible que adquieras sensores que permitan regular su sensibilidad, para así evitar falsas alarmas. También tienes que tener en cuenta que no es para nada prudente ni apropiado instalar los sensores en sitios donde los cambios de temperatura y climáticos en sí sean bruscos, ya que esta cuestión puede afectar el normal funcionamiento de los sensores.

Si esta clase de solución de seguridad fue pensada por ti para incluirla en tu hogar, debes evitar poner las mismas en espacios que sean normalmente circulados por tus mascotas, ya que ello puede desencadenar en falsas alarmas.

Y, como último tip, los lugares húmedos o que tienen de manera constante pasos de agua (como piscinas y fuentes) también tienen que ser evitados necesariamente porque el agua, como el viento, modifica a lo que sería el desempeño óptimo de la alternativa de seguridad nombrada en toda esta nota.

Así que ya lo sabes, existen distintos tipos de sensores de movimiento que varían tanto en sus componentes como en su funcionamiento y características. ¿Qué estás esperando para adquirir alguno de ellos?

 

¿Tenés alguna duda o consulta? ¡Dejanos tu comentario!